La marchista mexicana Lupita González, suspendida cuatro años por dopaje

Anuncia José Luis Calvo Ziga proyecto de Alumbrado Público para la ciudad de Oaxaca
mayo 10, 2019
México da el visto bueno a un nuevo embajador nombrado por Maduro
mayo 10, 2019

La marchista mexicana Lupita González, suspendida cuatro años por dopaje

Una de las últimas grandes deportistas de México se quedará sin competir en los Juegos Olímpicos de Tokio

Batacazo para el deporte de México. La marchista Lupita González, ganadora de plata en Río 2016, ha sido suspendida cuatro años por haber dado positivo a la sustancia de la trembolona, según ha confirmado la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF). El anhelo de la mexicana por llevar su estela de éxitos se quedará estancado para los Juegos Olímpicos de Tokio.

González, de 30 años, había dado positivo por usar trembolona, un esteroide anabólico que reduce la grasa y aumenta la masa muscular, el pasado 7 de diciembre. De acuerdo con la IAAF, la atleta argumentó que sufría de anemia ferropénica -una insuficiencia de hierro- y que uno de sus médicos le recomendó comer verduras y carne, la cual habría estado contaminada, según la versión de la marchista. La IAAF rechazó esa premisa.

A Lupita González, campeona del mundo en marcha atlética en 2018, le queda apelar la sanción ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS, por sus siglas en francés). De tener suerte, podrá reducir el tiempo de la sanción que comprende del 16 de noviembre de 2018, momento en que se sometió al examen antidopaje, hasta la misma fecha pero del 2022. «Para la IAAF, todos los atletas son estrictamente responsables de la presencia de cualquier sustancia prohibida en su cuerpo», aseguró el organismo internacional.

Lupita González, una de las grandes promesas mexicanas en Tokio 2020, tampoco competirá en los Juegos Panamericanos de este año en Lima, en el Mundial de atletismo en Doha ni en el Mundial de marcha a realizarse en Minsk, Bulgaria, en 2020.

México se reencontró en el mapa de la marcha atlética gracias a Lupita González, una exboxeadora que, a manera de rehabilitación, empezó a practicar atletismo. Su primera gran competencia fue en unos Juegos Panamericanos, en 2015, cuando arrasó para quedarse con el oro. Su primer triunfo estuvo acompañado de un desmayo tras cruzar la meta. En el Mundial de Atletismo de 2016, sorprendió al mundo al hacerse un hueco entre las representantes de China y terminó en un segundo lugar que, con el tiempo y una sanción de dopaje a Liu Hong, se convirtió en un oro. Era solo un presagio. En los JJ OO de Río le concedió a su país la primera presea en ese deporte conseguida por una mujer: una plata de gloria.

En el verano de 2017, González se colgó otra plata en el Mundial de Atletismo en Londres y un año después tocó el cielo al ganar el oro en el campeonato del mundo de marcha atlética. La apuesta de México era Lupita González que, pese a la zozobra en la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo y su falta de recursos, fue respaldada por las Fuerzas Armadas -en específico la Marina- como una de sus deportistas estrella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *